Como conservar y elegir un Queso

Por supuesto no todos los quesos requieren los mismos cuidados o conservación. Habrá que tener en cuenta muchos detalles que estarán directamente relacionados con su calidad y con la posibilidad o no de conservación de los mismos, además de las preferencias individuales de cada usuario.

Quesos

Tenemos que tener en cuenta, que el queso es un alimento vivo, es decir, en permanente proceso de modificación de sus características, cuya estabilidad o no dependerá de las condiciones de su conservación.

Por esta razón, los grandes establecimientos cuentan con cámaras frigoríficas para mantener este tipo de alimentos en las mejores condiciones.

Pero aparte de estos establecimientos, también cabe la posibilidad de comprar quesos artesanales, ya sea en pequeñas tiendas, en mercados rurales o ferias.

Aquí tenemos que tener un especial cuidado, porque cabe la posibilidad de encontrar auténticas joyas de quesos caseros únicos, al mismo tiempo que encontrar fiascos por culpa de una mala conservación de los mismos.

Si tenemos que hablar de una buena época para adquirir este tipo de quesos artesanos, la mejor sería primavera.

Un elemento a tener en cuenta es que el queso, una vez que se corta en porciones ya está perdiendo cualidades, ya que la corteza es su mejor aliada en la conservación.

De esta manera, si somos consumidores habituales  de queso, la mejor opción es comprarlo entero, o al menos una porción bien grande del mismo.

Cualidades a tener en cuenta a la hora de elegir un queso

La principal sería el sabor, pero no debemos de perder vista otros como el aspecto, el olor, su consistencia

En la actualidad, prácticamente todos los quesos son elaborados de forma industrial, por lo que una pista importante de su calidad puede ser el lugar donde se fabricó, si se trata o no de alguna “denominación de origen” importante, de la fama que tengan unos u otros quesos en dicho lugar, etc…

Si hablamos un poco más a fondo de su conservación, por regla general, en las casas no solemos tener lugares indicados para una buena conservación, por lo que es conveniente su consumo de forma relativamente rápida.

La temperatura ideal sería entre los 5 y los 8 grados centígrados para los quesos frescos.

Además estos deberían de estar envueltos en plástico o papel aluminio y en una caja de plástico en la zona inferior del frigorífico.

¿Qué no debemos hacer en la conservación del queso?

Es contraproducente ponerlos en el congelador o también conservar dos quesos distintos juntos.

Los quesos duros pueden incluso conservarse adecuadamente fuera del frigorífico, siempre que estos no comiencen a sudar grasa por culpa de un excesivo calor.

Espero que os haya quedado algo más claro esto del mundo de los quesos y su conservación, y si aún tenéis dudas, mi recomendación es que le hinquéis el diente antes de nada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies