Cómo dar un masaje a un hombre

¿Quieres volver loco a tu hombre? Lo tienes fácil. Sigue estas sencillas instrucciones para darle un buen masaje y lánzate a explorar cada milímetro de su piel.

Cómo conseguir que se derrita con un masaje

Veranito, calor, playa, piscina… Aprovecha este momento mágico para sorprender a tu chico con algo especial. ¿Cómo? Imagínate ese cuerpo semi desnudo tumbado al sol, ¿qué crees que le falta? ¡Tus manitas en él! Pero lo ideal es que lo hagas mediante un buen masaje. Con la excusa de darle cremita pon en práctica, paso a paso, los siguientes masajes…

Cómo dar un masaje a un hombre

1.- MASAJE RELAJANTE: El placer comienza por la cabeza.

En primer lugar, pide a tu chico que se tumbe boca abajo y sigue estos pasos:

  1. La araña: Pon las manos en forma de araña, es decir, un poco abombadas. Con las yemas de los dedos da masajes circulares por el cuero cabelludo y las sienes.
  2. Dedos vibrantes: Ahora debes hacer que tus dedos vibren como si estuvieras impaciente y recorre así toda su cabeza.
  3. Con la yema: Usa sólo la yema de los dedos pulgares y masajea la parte central del cráneo con movimientos circulares.
  4. A dos manos: Aprieta las dos manos sobre el cuello y levántalas enseguida. Acto seguido, desliza las manos hacia las clavículas y agárralas como si las pellizcaras.

2.- MASAJE ENERGÉTICO: ¡Se acabó el relax!

Tras la calma, llega la hora de ponerse un poco a tono… Y así pasamos a la zona de la espalda. En esta área lo ideal es aplicar dos técnicas infalibles: el petrissage (amasado) y el hacking (como si cortaras carne). No te preocupes por los nombrecitos porque son muy sencillos. ¡Toma nota!

  1. El pulgar libre: Apoya las manos en los costados de tu chico. Seguidamente deja el pulgar libre para que gire suavemente,  y muévelo de arriba hacia abajo. Realiza estos movimientos durante unos minutos.
  2. Dedos juntos: Pon las manos en posición de canto y muévelas, como si cortaras carne, por toda su espalda. Los dedos deben estar juntos y relajados.
  3. Escribe tu nombre: Ahora, abre completamente las dos manos y acaricia toda su espalda. Un truco: escribe con la yema de los dedos tu nombre o un te quiero.

Recuerda: La piel es un órgano activo. En sólo 10 centímetros cuadrados puedes encontrar 40 terminaciones nerviosas, 150 glándulas sudoríparas y más de 5 millones de células.

3.- MASAJE SENSUAL: ¡Comienza la seducción!

A estas alturas tu chico estará a punto de caramelo. Pero aún le queda lo mejor… Pídele que se dé la vuelta y que se ponga boca arriba. ¿El objetivo? El torso. Lo ideal es realizar el masaje con una técnica llamada fricción en abanico. Toma nota…

  1. El deslizamiento: Coloca las manos hacia abajo con los dedos juntos. Deslízalas por el pecho con movimientos circulares. ¿El tiempo? Con unos segundos bastará.
  2. El abanico: Luego abre los dedos y dirígelos a los costados en direcciones opuestas -como un abanico y cuando llegues a los pezones cógelos entre el dedo pulgar y el índice, y pellízcalos ¡¡suavemente!!

4.- MASAJE FINAL: EL toque maestro.

A tu chico todavía le queda una sorpresita, seguro que va a alucinar al 100%.

  1. Entre las palmas: Debes arrodillarte enfrente de él. En esta posición sujeta uno de sus pies entre las palmas de tus manos. Pon una encima y otra debajo.
  2. Presión en la planta: Coge el tobillo con la mano izquierda y con el pulgar que te queda libre realiza movimientos circulares presionando la planta del pie.
  3. En el empeine: Luego, agarra el pie con las dos manos y tira suavemente hacia arriba del empeine. Repite esta secuencia en el otro pie. y… ¡listo!

Manual básico del principiante

  • Pídele que cierre los ojos y que aspire lenta y profundamente: El objetivo es que sienta tus caricias en cada uno de los poros de su piel. ¡Un lujo!
  • Nunca des masajes sobre zonas irritadas: Tampoco en áreas que estén inflamadas o si tu chico te dice que está algo dolorido. Y no presiones los huesos con mucha fuerza.
  • Usa aceites o aromas suaves para facilitar el movimiento de manos: Pasa de lociones con olores muy fuertes. Un truco: cuando vayas a untar la crema o el aceite, no lo apliques directamente sobre la piel de tu chico ya que puede resultarle muy frío. Mejor échatelo en las manos y frótatelas un poco antes de aplicárselo, ¿ok?
  • Susúrrale cosas bonitas: Está demostrado que un chico aumenta su excitación si se siente halagado… No te cortes y ¡no podrá ser más feliz!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.