Como hacer que tus canciones suenen bien

Escribir o componer una canción es solamente una parte del proceso de producción musical. Una canción puede ser muy buena por tener una melodía agradable y pegadiza o una orquestación y arreglos interesantes pero esto de nada sirve si se queda corta en cuanto al sonido una vez grabada.

Probablemente todos tengamos acceso a un estudio de grabación casero o home-studio como se lo conoce en inglés y en él grabemos nuestras canciones o por lo menos una parte de ellas.

Sin embargo el problema se suscita cuando comparamos la calidad de nuestro sonido con el de producciones profesionales que podemos escuchar en la radio o en los discos.

masterizacionFuente: http://www.flickr.com/photos/ornellas

A continuación algunos consejos para hacer que tus canciones suenen bien:

1. Darle la importancia que se merece al proceso de grabación

No existe una mejor forma para hacer que algo suene bien grabado, que hacer que ese algo suene bien sin tener un micrófono en frente. No es del todo posible arreglar tomas desastrosas durante el proceso de mezcla o masterización.

Para lograr buenas tomas en el estudio  debemos practicar mucho por nuestra cuenta y si somos una banda debemos tratar de grabar nuestros ensayos aunque sea con un celular para saber como estamos sonando todos juntos y cuáles son nuestros errores.

Es muy importante aprender a tocar con un metrónomo para grabar con el mismo y que tempo sea estable, como en cualquier grabación profesional.

2. Aprender a ceder espacios en la mezcla

Durante el proceso de mezcla es muy común que todos los miembros de la banda quieran que su parte suene más fuerte o tenga más énfasis que el resto de los instrumentos.

Sin embargo hay que entender la mezcla de audio como un juego en equipo donde todos tenemos que colaborar con nuestra parte para que el resultado global sea mejor: El todo es mejor que la suma de las partes.

Por ejemplo: Para que el bajo se escuche en la mezcla necesitamos ecualizarlo con respecto al bombo porque ambos comparten frecuencias. Es decir que vamos a tener que quitarle algunas frecuencias al bombo que se “pelean” con las mismas frecuencias del bajo.

Este principio aplica para el resto de los instrumentos. Tenemos que aprender a decidir a que instrumento se le va a dar énfasis en tal o cual parte de la canción.

En la música popular se suele dar mucho énfasis a la voz porque es el elemento más reconocible. Sin embargo esto no quiere decir que la voz tiene que estar mucho más fuerte que el resto de los instrumentos, lo ideal es hacer una mezcla inteligente para que todo tenga su lugar.

3. Dejar que la masterización la haga otro

Este es uno de los errores más frecuentes a la hora de producir nuestra propia música. Mucha gente cree que masterizar la música se trata de subir el volumen general con un limitador a la salida y punto.

En realidad esta visión está muy errada puesto que masterizar consiste en un proceso de supervisión general de la mezcla final y que básicamente busca darle un toque final para prepararla para su distribución comercial y por otro lado corregir algunos errores que seguramente se nos pasaron por alto en la mezcla.

Lo mejor es que la masterización la haga alguien con experiencia en ese proceso y que por sobre todas las cosas que no haya participado en el proceso de la mezcla ni directa ni indirectamente.

No importa si ese alguien es un conocido o es un estudio de masterización que este por tu zona. Lo importante es que ya que invertiste tanto tiempo haciendo una buena mezcla lo mejor que se puede hacer para concretar una producción de audio de excelencia es dejar que la masterización la maneje un tercero.

Existen también servicios de mastering online donde se puede realizar este proceso a distancia y que pueden ayudar a resolver el proceso del mastering o masterización de la mejor manera.

Conclusión

Lograr un sonido profesional en nuestra música no es una tarea fácil y empieza en el proceso de grabación para concluir en el proceso del mastering.

Por eso hay que darle la importancia adecuada a todos los procesos de la producción musical  y de ninguna manera creer que hay cosas que se pueden arreglar más adelante porque eso nos va a llevar a desilusionarnos casi todas las veces.

Hay que practicar mucho y estudiar otro tanto para que nuestras producciones caseras lleguen lo más lejos que puedan llegar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR