Cómo hacer un exfoliante casero

Nuestra piel se regenera diario mientras dormimos, por lo cual a diario quedan en nuestro cuerpo células muertas, pues día con día las células de la piel se renuevan, éstas se llaman queratinocitos las cuales se encuentran debajo de la capa superficial de nuestra epidermis, es por esta razón que es importante exfoliar nuestro cuerpo aunque sea dos veces por semana, es decir hacer una limpieza profunda  aparte de asearlo diario, si bien existen en el mercado una variedad de productos que se usan para exfoliar nuestro cuerpo, pero también existen alternativas que se pueden hacer con elementos naturales en casa preparados por ti mismo, y en esta ocasión te vamos a decir cómo hacer un exfoliante casero.

exfoliante

Ingredientes

Los ingredientes que necesitamos para hacer este exfoliante en casa son los siguientes:

  • 1 ½ taza de azúcar refinada o morena
  • ½ taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de jugo de limón

Como nota, puedes utilizar azúcar refinada si quieres un exfoliante más ligero o azúcar morena si quieres algo más fuerte, es decir que quieres una exfoliación más profunda porque los granos son más gruesos.

Modo de Preparación y Uso

Revuelve el aceite con el azúcar y luego incorpora las dos cucharadas de limón, hasta que formes una pastita granulosa, como podrán darse cuenta es muy sencillo hacerlo y te ahorras mucho dinero, pues los tratamientos en Spa o clínicas de belleza son algo elevados de precio, así que puedes hacerlo en casa de forma natural y obtendrás los mismos resultados que lograrías con productos comerciales, si quieres puedes agregar unas gotas de aceite esencial de que tengas a tu mezcla, como lavanda, té verde o cualquier otro que tengas.

Lo primero que debes hacer es eliminar la suciedad de tu cuerpo, es decir báñate con jabón neutro, luego exfolia tu piel con movimientos circulares con la pastita que realizamos, vuelve a enjuagar tu cuerpo y listo, sécate y por último hidrata tu piel con tu crema de uso diario.

Si tienes piel sensible puedes ir exfoliando tu cuerpo por partes en lo que se va a adaptando a este tipo de tratamiento, en codos, rodillas, talones, cuello, etc.

Tu tipo de piel es el que definirá la frecuencia con que debes exfoliar tu cuerpo, si tienes una piel seca, debes de remover cualquier apariencia escamosa pero tampoco te excedas pues podrías causar irritación y agravar algún problema en tu piel.

Si no estás seguro si tu piel es delicada debes asistir a un especialista para que te indique que tipo de piel tienes y no vayas a causarte daño o alguna irritación en ella.

Espero este consejo les sirva  para que luzcan una piel más suave y radiante al retirar las células muertas e impurezas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR