Cómo incorporar semillas de chía a la dieta

Las semillas de chía se están popularizando de manera notable en poco tiempo, lo que se traduce en una gran alegría para la mayoría de los nutricionistas y otros médicos preocupados por la alimentación, porque son ricos nutrientes de rápida absorción y asimilación por nuestros organismos. Son bajas en grasas saturadas y no tienen colesterol. Se pueden consumir, por ejemplo, mezcladas con agua, jugo, zumo de frutas, batidos o algún otro alimento líquido como sopas, gelatinas o yogures bebibles. En algunos de países de América Central y también en México, se produce una bebida conocida como “chía fresca”, que incluye las ya mencionadas semillas de chía con agua, jugo de un limón y algunas cucharadas de azúcar para evitar que la infusión resulte un poco amarga. Es especialmente adecuada para las estaciones de primavera y verano, porque es muy fresca e hidratante.

chia

¿Cómo consumir semillas de chía?

Recientemente, la siempre creciente industria de la panadería y la pastelería ha descubierto el potencial de estas semillas como ingrediente fundamental en la elaboración de panes, sándwiches, masas, bizcochos y demás, porque aumentan considerablemente el contenido lipídico, proteico y de fibra dietética de cada producto. Asimismo, podemos adquirir brotes tiernos de semillas de chía. Suelen ser recomendados a las personas de mayor edad porque son fácilmente digeribles y llenos de vitaminas y minerales. Pueden acompañar comidas como ensaladas (como si fueran un aderezo), lácteos, los cereales del desayuno, y demás. De todas maneras, siempre debemos recordar y tener presente que lo mejor es consumirlas en su forma natural, en lugar de hacerlo en forma de aceite o suplemento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR