Como mejorar su historial crediticio

En nuestra sociedad, en que la mayoría paga sus grandes compras (casas, electrodomésticos y carros) mediante préstamos o financiaciones, el historial crediticio es muy importante. Cuanto mejor sea, mayores probabilidades habrá de acceder a un préstamo con buenas tasas o intereses, y una diferencia de pocos puntos puede significar una cantidad sustancial de dinero para obtener un crédito automotriz o de vivienda. Aquí encontrará algunos consejos de los expertos para mantener su historial crediticio impecable.

Historial Crediticio

Re-negocie su crédito

La forma más sencilla de arruinar su historial crediticio es pagar a destiempo sus préstamos: las tarjetas de crédito o las mensualidades de su auto o de su hipoteca.

Si este mes sus finanzas no marchan bien y hasta hoy ha sido un buen deudor, hay una solución: comuníquese con su acreedor y solicite una prórroga o pídale que este mes reduzca un poco la cuota. Si tiene un buen expediente, lo más probable es que no ponga ninguna objeción y le permita mantener limpio su historial crediticio. Pero sea consciente de que esta maniobra se puede efectuar una vez, para darle un pequeño respiro. No puede llamar todos los meses para pedir prorrogas y más prórrogas.

Limite las solicitudes de tarjetas de crédito

¿Quiere ver cómo su historial crediticio se precipita al vacío? Nunca solicite dos tarjetas de crédito al mismo tiempo. Si el servicio de crédito detecta que ha solicitado tres tarjetas en un período muy corto, seguramente va a suponer que está desesperado por obtener efectivo, y la gente desesperada no es candidata a que le otorguen buenos créditos. Hay un panorama mucho peor, el buró de crédito podría creer que le han robado la identidad, lo que haría trizas su historial crediticio.

Destruya sus estados financieros

Si existe una bomba atómica capaz de desintegrar su historial crediticio es el robo de identidad. Además, le va a costar sangre, sudor y lágrimas recuperarlo. ¿Cómo evitar que esto ocurra? No tire su correo a la basura, ¡Hágalo trizas! Esto incluye sus estados de cuenta de ahorro y tarjetas de crédito y cualquier documento que contenga información financiera.

No se arruine difiriendo los pagos

Existe una regla de oro para las tarjetas de crédito: salde todas sus cuentas por completo. Las tarjetas que le permiten sólo pagar cierto porcentaje de su deuda al mes son un arma de doble filo. Quizá lo saquen de un apuro durante un mes difícil, pero puede convertirse en una atemorizante bola de nieve que acabará por aplastarlo si no huye a tiempo. Y huir, en estos casos, significa pagar. Los intereses de las tarjetas son obscenos, y antes de que se dé cuenta estará pagando solamente intereses sin saber dónde quedó la deuda que los originó.

Revise la cuenta en línea de su tarjeta de crédito

El robo de identidad es un negocio multimillonario, y hordas de ladrones esperan que no lea este consejo. Si revisa su cuenta en línea religiosamente, detectará si un criminal metió la mano y podrá emprender acciones de inmediato. Revise sus estados de cuenta o estados financieros regularmente, entre al sitio web de la compañía de la tarjeta de crédito para informarse sobre cómo acceder electrónicamente a su cuenta.

Nunca utilice un apartado postal

Hacer uso de un apartado postal podría dañar su historial crediticio. Cuando una compañía investigadora se da cuenta de que su correo llega a un apartado postal, puede creer que perdió su casa, que alguien ha robado su identidad o que hay algo que quiere ocultar. Cualquiera de estas posibilidades la podrán en alerta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies